Saltar al contenido

Freidoras sin aceite: análisis, recomendaciones, ejemplos, definición

Quizás no haya un gusto más placentero que el culinario. Si lo piensas bien, tres de los grandes momentos del día pertenecen precisamente a las tres comidas obligatorias que todos deberíamos tener (sí, sabemos que esto puede ocurrir tanto a la baja como al alza, pero la cantidad normal son tres); ellas son desayuno, almuerzo, y cena. Con la debida preparación, estas tres comidas pueden convertirse en las situaciones que despiertan tu interés con mayor intensidad y que estés esperando mientras estás en actividades diametralmente opuestas.

Vamos, ¿cuál estudiante no ha realizado una evaluación sin pensar, al menos una vez, en el fabuloso plato que le aguarda en su casa ya sea como almuerzo o cena? ¿Ha existido algún trabajador que no le imprima especial importancia a cuál será la comida del día y en qué consistirá? Estas situaciones no se dan únicamente en la televisión, sino también en la vida real.

Alimentarnos apropiada y sanamente es una necesidad humana que jamás deberíamos descuidar. Los casos de desnutrición o deficiencias alimenticias están más que comprobados y documentados a lo largo de la historia. A pesar de que pueden existir circunstancias que nos priven de ciertos alimentos o herramientas para prepararlos que escapen de nuestro control, en la medida de nuestras posibilidades y disponibilidad, debemos siempre actuar en orden de conseguir los mejores alimentos y los mejores utensilios posibles. Este “mandamiento” no se origina a base de una necesidad del mercado o nada por el estilo, sino por una genuina exigencia de nuestra integridad física e incluso mental.

Una mejor calidad en la producción y preparación de los alimentos resulta en mejores y más sanas comidas. Entre menos aditamentos, menos químicos entrarán en tu cuerpo. El hecho de que las empresas minimicen cada vez más los efectos de los “añadidos artificiales” que agregan durante el proceso de producción no significa en lo absoluto que el producto final esté exento de los efectos colaterales.

Los utensilios con los cuales prepares tus comidas impactarán también en el resultado final; el desgaste natural de los años pasará factura, no puede ser de otro modo. Sin embargo, la renovación continua de las herramientas del arte culinario va a devenir en gastos demasiados altos. Si no quieres que tu bolsillo se vea afectado, a lo mejor gustes de conocer un poco más la siguiente alternativa que te vamos a presentar. El día de hoy, vamos a hablar un poco sobre freidoras sin aceite.

¿Qué es una freidora sin aceite?

Las freidoras sin aceite son dispositivos tecnológicos capaces de calentar y freír una diversa gama de productos sin la necesidad de que apliques aceite en el asunto. Más allá de algunas opiniones, las freidoras sin aceite presentan un funcionamiento realmente sencillo basado en compartimientos internos en los cuales van ubicados los alimentos. Una vez colocados, el compartimiento debe ser recolocado en el interior de la freidora sin aceite, donde ella se encargará de calentar y/o freír el alimento de tu preferencia y que tu freidora sin aceite admita sin complicaciones.

Son productos relativamente nuevos en el mercado, por lo que todavía están en disputa los puestos de liderazgo. Como consecuencia de esto, las empresas han implementado una política feroz de comercialización que, si no te encuentras preparado, puede afectarte en el sentido de que encontrarás una sobreoferta de productos que, aunque te parecerán iguales entre sí, lo cierto es que no lo son.

Las mejores freidoras sin aceite

Presentaremos a continuación cuatro modelos de freidoras sin aceite que vamos a analizar, detallar, y comparar entre sí. Este ejercicio lo realizaremos con el fin de que tú mismo perfecciones tus habilidades de comparación y definición de prioridades. Mediante el análisis y la profundización de las características de los productos a presentar, podrás realizar un bosquejo sobre cuáles rasgos importan más para ti que otros.

Russell Hobbs Purifry

Este modelo te permite preparar una vasta cantidad de alimentos gracias a contar con elementos dirigidos a la personalización de compartimientos internos, así como de temperaturas. Contiene un termostato que puedes ajustar hasta un máximo de 200 grados que vendrá de perlas para carnes, pollos, patatas, y más. Por otro lado, cuenta con un temporizador con un lapso máximo de 60 minutos; esta freidora se desconectará automáticamente cumplido este lapso o cualquier otro que tú programes, por lo que puedes estar tranquilo y despreocupado de que se te arruine la comida.

El Russell Hobbs Purify cuenta con un diseño interno capaz de alojar varios alimentos al mismo tiempo, por lo que tendrás todo listo en una cantidad de tiempo menor. Tiene entre sus accesorios una rejilla de separación altamente práctica para que distancies las salsas de los sabores, y viceversa. El cajón interno puede ser extraído fácilmente para su limpieza y mantenimiento; puedes colocarlo en el lavavajillas.

Philips AirFryer

El equipo cuenta con un temporizador especial que te permitirá configurarlo para establecer por cuánto tiempo quieres freír los alimentos en orden que tengan la consistencia que gustes. Una vez concluido el periodo, te avisará con una señal sonora, por lo que no tienes que estar muy pendiente.

Todas las piezas destinadas para freír que contiene este equipo son aptas para colocarse en lavavajillas, especialmente el filtro. Una de las preocupaciones más importantes es que el uso de las freidoras sin aceite pueda dejar olores espantosos, pero este modelo no lo hará, te lo podemos asegurar. El filtro de aire integrado para no dejar escapar olores de cocción a tu ambiente, manteniéndolo fresco y limpio.

Sogo SS-10450

Su recipiente es de 2,5 litros de capacidad, podrás freír una enorme cantidad de alimentos en una única sesión. A diferencia de otros modelos, el Sogo viene incluido con un recetario especial que te especificará qué tipos de comidas puedes preparar con él, pero no te dejes llevar por él; puedes cocinar un número mayor de platos.

Tiene un mango ergonómico diseñado para prevenir el sobrecalentamiento del producto mientras el equipo está activado. El equipo cumple estándares de seguridad que todos los demás deberían imitar. Tiene también un mecanismo de control de temperatura preconfigurado para que prepares cualquier receta sin temer a que se pase de cocción, cuyo rango es un intervalo entre ochenta y doscientos grados centígrados.

Una de sus desventajas es que, de acuerdo con los compradores, es un poco difícil encajar el recipiente de los alimentos en la freidora después de haber sido limpiado.

Airis FRY FRA01

El diseño de este modelo es sumamente modero, pero clásico. Los acabados son sencillamente excelentes y suaves, por lo que el componente estético de tu compra está mas que asegurado. Incluye una cesta especial que te permitirá cocina dos tipos de alimentos a la vez para ahorrar tanto consumo de electricidad como de tiempo. Las piezas son completamente lavables y aptas para las lavavajillas.

Tiene un mecanismo de recirculación del aire capaz de cocinar más rápido y con menos energía los alimentos que le coloques. Tiene una cubierta antideslizante para que puedas sostener la freidora en plena confianza. Aparte de la cesta anteriormente mencionada, contiene otra encargada de recibir toda la grasa que se va generando en la cocción; puedes extraerla, pero detendrá el proceso.

Algunos usuarios opinan que es difícil extraer e insertar la bandeja de cocción. Asimismo, y a diferencia del modelo anteriormente inspeccionado, no incluye recetario, por lo que queda de tu parte buscar en internet qué comidas son ideales para preparar en este equipo.

Criterios evaluativos

Los siguientes ítems que vamos a presentarte están relacionados con algunos de los aspectos de las freidoras sin aceite que debes tener presente en el momento de sopesar las alternativas que tendrás de frente en el supermercado o en el catálogo online. Naturalmente, hay muchas más variables que tienes que considerar debido a que estamos hablando de objetos que no tienen un diseño interno o externo, ni tampoco funcionalidades, que podamos categorizar como simples. Pensamos que los siguientes cinco ítems te ayudarán a alzar vuelo para que te halles en capacidad de analizar y comprender variables más complejas.

Uso

¿El uso de la freidora sin aceite que vas a comprar está orientado a fines profesionales, o de uso cotidiano? Dependiendo de esto, serás capaz de reducir enormemente el espectro de productos que tomes en consideración, porque existen grandes diferencias entre las freidoras orientadas a fines privados, familiares, hogareños, que aquellas diseñadas específicamente para entornos públicos o de alta competencia.

Temperatura

Importante que evalúes las temperaturas máximas que cada modelo que tomes en cuenta pueda alcanzar. Relaciona esto directamente con las comidas que piensas que vas a preparar con dichos modelos, así como el tiempo de cocción. A lo mejor esta relación tripartita puede resultar un poquito tormentosa y más compleja de lo estrictamente necesario, pero confía en que realizar los cálculos pertinentes te despejará mucho el abanico de alternativas.

Diseño

El diseño de tu freidora sin aceite definirá cuáles comidas aceptará de manera correcta y cuáles no, así como el modo de distribución del calor y de los alimentos que vayas a insertar. Si tienes la posibilidad de revisar el interior de la freidora antes de adquirirla, te aconsejamos poderosamente hacer esto. Es mejor “pecar” de minucioso en la tienda o supermercado que llevarte una sorpresa en tu hogar.

Frecuencia de uso

Como has revisado con anterioridad, tienes que plantearte si tu freidora sin aceite sustituirá por completo el método convencional para freír que practicas en tu casa. Si lo que buscas es un producto que cambie por completo y de manera irreversible tu experiencia culinaria, seguramente te decantarás por las gamas más altas, pero más costosas. En cambio, si piensas que puedes emplear con soltura tanto el estilo viejo como el nuevo de manera simultánea, quizás no necesitas la más novedosa y perfeccionista freidora sin aceite.

Preguntas

Este apartado está reservado para la autorreflexión. Vamos a presentarte una serie de preguntas que deberás hacerte a ti mismo en orden de descubrir genuinamente cuáles son tus intereses con respecto a la freidora sin aceite que quieres comprar. Una vez te realices las siguientes interrogantes, reflexiones acerca de sus implicaciones, e incluso te veas impulsado a realizar otras preguntas, a lo mejor estés más claro sobre qué quieres en realidad.

  • ¿Realmente es necesario que me consiga una freidora sin aceite?
  • ¿Qué cosas puedo hacer con una freidora sin aceite que no pueda hacer friendo de la manera normal?
  • ¿Le daré más importancia al lapso de freimiento, o a la calidad de las comidas que vaya a freír?
  • ¿Compraré una freidora sin aceite para reemplazar por completo mis viejos utensilios, o quiero usarlos de manera simultánea?
  • ¿Cuánto dinero estoy dispuesto a invertir por una freidora sin aceite?

Recomendaciones

  • El hecho de que estos dispositivos no requieran aceite no es justificativo alguno para que queden exentos de limpieza. Se pueden reunir tanto dentro como fuera de él partículas propias de los alimentos que vayas a insertar que, si permites que se acumulen por un lapso prolongado de tiempo, van a terminar por dañar tu freidora o a restarle brillo y belleza. Dependiendo de la frecuencia con la cual vayas a utilizarla, o de las comidas que va a preparar, tienes que establecer un lapso específico entre mantenimiento y mantenimiento para mantenerla en condiciones óptimas
  • No abuses de la capacidad de almacenamiento de las freidoras. No intentes forzar el dispositivo ingresando alimentos que no puedan contener. Eso solamente conseguirá que perjudiques el equipo.

Conclusiones

Habrá personas que piensen que las freidoras sin aceite son productos muy complejos que exigen mucha práctica por nuestra parte para ser manipulados con el mayor grado de eficiencia; también habrá opiniones que dicten que siempre será mejor cocinar de manera tradicional porque, ellos afirman, no es un arte ni ciencia en lo absoluto; no es una práctica que requiera una especialización importante ni un conocimiento exhaustivo sobre los elementos. Estas afirmaciones pueden ser ciertas, pero de ningún modo ensucian los probables beneficios que podemos recibir por parte de una freidora sin aceite.

El siglo XXI nos da la oportunidad de realizar nuestras tareas cotidianas con mayor rapidez, eficiencia, y sencillez. Si tenemos a nuestro alcance objetos que nos pueden facilitar nuestras vidas, que a veces se torna absurdamente complicada, entonces, ¿por qué no irnos con la corriente de la innovación y la invención? Naturalmente, las tradiciones han de ser respetadas y preservadas, pero su conservación no se verá dañada en lo absoluto si aplicamos métodos y formas de hacer recientes cuyos fines son la consecución de la satisfacción por parte de los clientes.